.....

martes, 11 de septiembre de 2012

Ventana con vistas a la Realidad


De todo el Universo, sea finito o infinito, sólo podemos afirmar –y con reservas- que conocemos una minúscula porción. Un planeta llamado, por nosotros, Tierra.

De todo el Universo, que se presume que tiene hasta 11 dimensiones, sólo somos capaces de percibir en nuestra realidad cotidiana una ventana de tres dimensiones. O cuatro, si consideramos la dimensión del tiempo.



De todos los lugares del mundo: montañas, sierras, lagos, bosques, pueblos, ciudades, monumentos,… sólo podremos llegar a conocer, por mucho que viajemos a lo largo de toda la vida, una pequeña parte de ellos.

De todos los sonidos que vibran por el mundo, sólo podemos oir una pequeñísima porción que va, con suerte, desde los 20 a los 20.000 hertzios. Y de la cantidad de sonidos oídos, solo escuchamos aquellos en los que centramos la atención.

De todos los olores, aromas y sabores que deben haber en nuestro planeta, nuestros sentidos sólo pueden oler o degustar una pequeñísima parte de ellos.

De todo el espectro electromagnético conocido, digamos que desde las ondas largas de radio hasta las frecuencias de los rayos cósmicos, sólo vemos -sin usar instrumentos- una pequeñísima porción a la que le llamamos Luz Visible.

De toda esa luz que llega a nuestra vista, de todas esas imágenes que alcanza nuestra vista, sólo vemos aquello en lo que fijamos nuestra atención.



De todos los libros, artículos e informaciones que hay en el mundo, sólo leeremos a lo largo de nuestra vida una pequeñísima porción. Y de esa porción leída, sólo retenemos en nuestra memoria una pequeñísima parte.

De todas las ciencias que nos sirven para conocer algunos aspectos de la realidad, sólo conoceré una pequeñísima parte de ellas y, por lo tanto, una ínfima parte de esos aspectos de la realidad.

De toda la gente que hay en el mundo, sólo conozco a una parte muy reducida de personas. Y, muchas de estas personas que prejuzgo conocer, sólo sé una pequeña parte de su vida, de cómo son y de lo que piensan. 

De todos los siglos, años y días que ha habido y que habrá en el tiempo de vida de nuestro mundo -sin considerar aquí el concepto de eternidad-, sólo estaré presente durante una pequeñísima parte en esta situación de intermitente consciencia llamada vida.

De todos los días vividos en el pasado, sólo recuerdo una pequeñísima parte de lo que hice en algunos de ellos. Y gran parte de esos recuerdos se desvanecen de la memoria con el paso del tiempo.

De todas las experiencias vividas en el pasado, sólo he aprehendido algo de una pequeña parte de ellas.

De todas las ideas que han circulado por mi mente, sólo han pasado al plano consciente una pequeña parte de ellas. Y de esas ideas, a partir del filtro de la razón, he creído reales sólo una parte de ellas.



Así, consciente de las limitaciones de nuestro ser y de las limitaciones de nuestro conocimiento, me permito relativizar esos “grandes problemas” que nos anuncian los medios de comunicación. Y, dentro del pequeño margen de capacidades de “ver” la Realidad a través de una pequeñísima ventana, voy a procurar disfrutar de esa parte, experimentarla, recordarla y aprehender de ella.

Porque esa minúscula parte de la Realidad que alcanzaré a conocer a lo largo de toda mi vida es TODO para mi. Es toda mi existencia.

12 comentarios:

Anderea dijo...

Extraordinaria entrada.

Ha sido un placer asomarme a ella. Texto y fotografías. Gracias.

Baruk dijo...

A mí, como a Almudena, también me ha encantado asomarme por esa ventana. La alegoría de la fotografía es muy explicita.

Pensando en ello, es evidente, que para poder ver ese trozo de paraje desde la ventana, previamente ha habido un esfuerzo para encaramarse a esa atalaya, lo que supone una experiencia/recuerdo añadida: el día, el momento, la compañía, el motivo...

Así que el paraje que vemos desde esa ventanita queda enriquecido por algo que no vemos pero que tenemos: memoria. En definitiva, si “existimos”, es porque tenemos memoria de ello.

En cuanto a la minúscula parte que alcanzaremos a recordar/conocer mientras vivamos, es mejor tener un poco de TODO que todo de NADA.

Bsos varios

Syr dijo...

Interesante reflexión.

"De toda la gente que hay en el mundo, sólo conozco a una parte muy reducida de personas. Y, muchas de estas personas que prejuzgo conocer, sólo sé una pequeña parte de su vida, de cómo son y de lo que piensan".

Y sin embargo, lo extraordinario es, dentro de esa parte tan reducida de personas a las que se llega a conocer, poder tener la oportunidad de encontrar personas como tú.

Un abrazo

Ray dijo...

Relativizar: que buen ejercicio, practicado con frecuencia, para conquistar la necesaria humildad.
Asomarse, tomarse tiempo para ver más allá de nuestro entorno inmediato y, con algo más de valor, a nuestro interior: otra práctica que deberíamos realizar a menudo para tomar conciencia de lo que somos y donde estamos.
Una hermosa reflexión a la que nos invitas, Pallaferro, en este mundo que incita a todo lo contrario.

Baruk dijo...

Sabéis? lo que realmente me estremece pensar es que tenemos existencia a medida que recordamos, porqué si no tuviéramos memoria…. aprenderíamos de las experiencias?, reconoceríamos a la gente? tendríamos responsabilidades? sabríamos lo que es amar?

Creo que viviríamos en un ignorante y eterno presente hasta el final de nuestros días, sin conocer toda esa minúscula realidad (que visto así, es grandiosa).

Muchas filosofías de “sana vida”, siempre nos instan a disfrutar del presente sin contar en el pasado o futuro, pues bien, quizá los que no tienen memoria, lo tienen mucho más fácil :)

Bssss
*

Syr dijo...

En definitiva, Baruck: ¿ Habrá que darle las gracias a Eva por morder la manzana?. Un abrazo

pallaferro dijo...

Gracias, Anderea, por asomarte por este blog.

Hay ocasiones que pienso que esto es, a su vez, una ventana por la que desde el "mundo exterior" me pueden ver cómo soy. Y eso puede ser "bueno, o malo"...


pallaferro dijo...


Ray,

Me ha hecho pensar tu reflexión. Cuando reflexioné en esos términos de procurar relativizar nuestra existencia, no pensé en hacer ejercicio de humildad. Y, por tanto, te agradezco tu aportación.

Y dices "...tomar consciencia de lo que somos y donde estamos"?

Pero si somos los dueños del Planeta Tierra y estamos en el Centro del Universo !!! :)

pallaferro dijo...


Que veamos sólo "un poco de todo" no quiere decir, Barukita, que esa parte sea simple. Creo que es, como tu también dices, una experiencia compleja que percibimos a través de los cinco sentidos que nos conectan con el mundo material, más otros "sentidos" que nos conectan con el "mundo subliminal". Y esas percepciones del mundo subliminal nos aportan una gran riqueza de matices en las experiencias vividas. Experiencias que pueden sernos agradables, o no. Pero que una parte de ellas las registramos en nuestra memoria / existencia.

Ohalà nos perduren en la memoria mucho más las experiencias bañadas de amor y se nos desvanezcan pronto las que lleven tintes de guerra!

Pues, procuremos alimentar nuestra memoria de muchos tiempos presentes llenos de cosas guapas. No?

Muchis,


pallaferro dijo...


Oye, Syr, que me haces poner colorado como un demonio!

Y creo que la consciencia del bien y del mal, de la finitud temporal, de la existencia de un tiempo pasado, presente y futuro... se lo podemos agradecer a Adan por moder, a Eva por ofrecer... o al demonio colorado por tentar!

Un abrazo, de colección.

Anderea dijo...

"Hay ocasiones que pienso que esto es, a su vez, una ventana por la que desde el "mundo exterior" me pueden ver cómo soy. Y eso puede ser "bueno, o malo"..."

Sí, así es, Pallaferro.

Con eso contamos, creo, todas las personas que hacemos públicos un blog.

Pero con lo que no contamos es con que esta ventana se convierta en una puerta a nuestra intimidad porque alguien tiene más poder o más conocimiento o más recursos. Y eso sí es malo, muy malo, y eso es lo que a mí realmente me preocupa.

Será porque me ha ocurrido. Ojalá a ti no. Te sientes muy desprotegida, vulnerable... acosada, como sucia. Como si de alguna manera hubieran violado tu vida, te hubieran violado. Y lo peor es que parece que es muy fácil hacerlo y hay muchas personas aburridas, faltas de escrúpulos, por encima del bien y del mal... que lo hacen.

En fin, Pallaferro, a partir de una bellísima entrada he llegado a un lugar oscuro, horrible, que nos aliena. Lo siento.

Que desde la ventana que elegimos abrir sobre nuestro espacio alguien conozca cómo somos o intente hacerlo, es inevitable. Y a veces, incluso deseable. Lo "otro" es una indecencia que parece estar bastante extendida.

Que sea un buen fin de semana.

pallaferro dijo...

Pues vaya!, Almudena. Como tu bien dices, es una indecencia que usen esa ventana del blog por la que uno se deja ver hasta "donde uno decide enseñar de su vida" para que metan la cabeza por esa ventana hasta el fondo e intenten fisgonear por los rincones de tu intimidad.

Siento que te haya ocurrido. Personas así, sin escrúpulos, hay por todas partes y seguro que no es nada grato verse acosado por ellas. Creo que de aquí me surgió la reflexión de "eso puede ser bueno, ... o malo".

Que tengas un buen finde.